viernes, 1 de agosto de 2014

Nimbo




NIMBO
Qué será, que a veces,
creo haberte visto en mi camino
como el príncipe que en sueños
me perseguía cuando era una niña.
Esa niña siempre andaba sola por los caminos
que llevaban a ninguna parte,
por eso soñaba que la perseguía.
¿A dónde vas?...
Me preguntaba él con sonría dulce.
Voy… no lo sé. Persigo una luz que
esta noche me atrajo de manera especial,
hace mucho tiempo que la veo por mi ventana.
Olvídate de ella, es sólo un halo de esperanza
que tú perseguirás toda la vida.
Cuando aprendas a vivir con ella, y sin ella… serás libre.

María Borrego R.