martes, 10 de febrero de 2015

El afecto en momentos de dolor



Compartiendo el dolor de una despedida.

A Pilar:

Las tardes de otoño, son un diálogo largo, como ovillo de hilo entre las patitas del gato de Holly Golightly que va deshilando ensueños rosados en la pureza exacta de las colinas.

El otoño, es un filamento fino que se enreda por los corazones con gabardina de esos que vuelven de las oficinas, por la desbandada de hojas y nimio vientecillo, y se enrolla en los calcetines de esos que saltan a la vida prohibida; al poder supremo  pisando corazones, sin vergüenza, sin caridad, se hacen amos de la tarde deleitosa que se descose sobre grises y negros, y lóbrega, cimbrea el alma de los débiles.

La tarde de otoño, es una conversación larga como un surco donde el día sembró semillas de duda y sombras; y tiene la obligación, aunque no quiera, de acabar en fábula. Y es en este paseo de tarde, en este caminar de tierra adentro, donde me trago el mar, y veo la pena en los ojos de mi amiga Pilar después de comunicarme su dolor por la irreparable pérdida de su querida madre. La he invitado a pasear por el consuelo, a pasear conmigo por esta tarde mía, que con su compañía ya no me corresponde, porque  fugitiva,  rodó a sus pies. Todo lo que creí sagrado ya no se aguanta, aunque el firmamento de esta tarde, firmó contrato con Vermeer para que pintara con su sabida magnificencia las nubes, y en ellas, el color blanco de la esperanza... el escarlata de del alivio.

Le dije que todo lo que creíamos eterno, no es cierto, solo existe el presente. Ni siquiera puede esta amistad virtual por  la que paseamos, ser realidad su presencia, su dolor, su vacío si existe, no importa cómo, pero la tarde y ella están aquí, y se trata de mantenerse receptivas, inmóviles, porque tal vez mañana será difícil retenerla.

La tarde de otoño es una conversación larga como una carretera, cuyos últimos villorrios a veces son estrellas, y a veces, el panegírico mismo de la melancolía. Pero mañana saldrá el sol querida Pilar; y en sus rayos luminosos, verás una primavera florida que te invitará a saludarle con tu mejor sonrisa. Porque así quería ella verte, sonriente y feliz. Tú sabes que la vida es palpitar y una eterna despedida.

Un beso, querida amiga. Gracias por compartir conmigo tu dolor que por momentos, y lo sabes, hice mío.



María Borrego R.Carisdul

.

11 comentarios:

  1. Te he mandado un comentario, no sé si ha llegado. Voy a probar...

    ResponderEliminar
  2. Te decía que tu amiga puede sentirse orgullosa de tus palabras que añaden bálsamo divino al dolor. Esos regalos-palabras son los mejores porque están fuera del alcance del mercado, el consumo y la contaminación. Vaya regalazo.
    También estuve paseando por tus poemas y me he quedado prendada; todo dulzura y música para el alma. ¡Enhorabuena, María!
    Te mando un abrazo de pompas de jabón aterrizando en tu cocina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mercedes por tu vista tus palabras.
      Este post no es reciente, lo escribí en la Comunidad El País donde tenía mis blog. La madre de Pila, a la que recuerdo con mucho cariño porque era especial, (hablo de Pilar), no ha emigrado como hemos hecho casi todos a esta plataforma y le he perdido la pista, es una gran persona y escribía muy bien. Su madre murió en el 2013. Estoy publicando algo de lo que tenía publicado allí, peor me cuesta, me llevé un mal rato cuando nos cerraron la plataforma.
      Un abrazo, nos vemos el martes en el taller.

      Eliminar
  3. Precioso María, tu bello sentir de alma amiga.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aurora, guapa. Tu alma si que es bonita. Te echo de menos, a ver si nos escribimos. Besitos a tu hermana Gloria, y para ti un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Mi querida Caris: una carta llena de amor y dulzura, de sentimientos...Cuando una amiga está atravesando un momento doloroso no hay nada mejor que unas palabras de consuelo y tú sabes muy bien como hacerlo. Mil besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Preciosa. Seguro que si haces un poco de memoria recordarás a Pilar.
      Muchas gracias por tus palparas tan bonitas, veo que no cambias, sigues tan dulce y cariñosa.
      Un beso enorme, Agueda.

      Eliminar
  5. María sabes estar al lado de los que lo necesitan. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti también, guapa. Espero sigas fenomenal.
      Un fuerte beso, Mercedes. Nos leemos.

      Eliminar
  6. Febrero es este año esta imagen de la nieve cayendo y pintando casi todo de blanco. Miro por mi ventana nada mas levantarme y veo mi huerto helado, en una mañana blanca y distingo pese a la niebla a los árboles sin hojas vestidos de blanco. También veo pese a la niebla a las nubes en lo alto, van saltando como borreguitos y se me antoja que existe orden y semejanza en las alturas. Todo se diría que está transformandose y el invierno se prepara para pronto no ser más. Cuando lleguen las primeras golondrinas yo mismo certificaré que el huerto vuelve a revivir otra vez, la sabia volverá a andar de nuevo dentro de los árboles yo eso bien lo sé.

    Bonita melodía otoñal, Caris.

    Feliz día de san Valentín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo: Gracias por recordarme. Espero que en Primavera tu cielo sea claro y bonito, y todo tu entorno se llene de luz.
      Un abrazo.

      Eliminar

Gracias por visitar y comentar mi página.