miércoles, 13 de mayo de 2015

Metafísica




 VELA APAGADA

Nadie me prendió. Nadie había frente a mí.
Me rescató la mañana del sueño  y la pereza.
Fue el sol matutino que me prestó su luz,
su efigie de pasión para avivarme.
Una vez prendida de su halo  celestial,
espantó las sombras que  acechan siempre
y sacuden las puertas del alma.

María Borrego R



7 comentarios:

  1. Esa foto, esa vela iluminada por los rayos del sol no es un misterio, pero tienen una esencia metafísica, claro que si. Cualquiera no puede apreciar lo que expresa en el poema, hay que ser muy sensible.
    Besos, María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi casa, como sabes, está llena de luz natural que se cuela y se acomoda dondee quiere. No es un misterio, ¿verdad, amiga?. Besote.

      Eliminar
  2. María:

    No hay sentimiento que nos inspire más ánimo y confianza que el que sentimos cuando humildemente nos entregamos al Creador. Las dudas se disipan porque con Él, creemos que suyas son nuestras respuestas. El temor que nos persigue, tanto como el mal, sin embargo con Él, no pueden arrebatarnos la paz. Y las sombras abandonan el sendero del caminante que sólo le suplica a Dios: *La caricia de su misericordia, y la luz de su amor eterno*.

    Un beso, Carisdul.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay!, pensador. Da gusto leerte. Siempre tienes las palabras justas y adecuadas de un autentico filosofo. Gracias, de corazón
      Perdona que tarde en contestar. En unos días voy a disponer de más tiempo.
      Un abrazo, amigo, Jesús.

      Eliminar
  3. La luz del nuevo día disipa las sombras y los fantasmas que atormentan el alma. Un momento feliz (de los que te deseo muchos).
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así, es, Javier. La luz nos evita muchas muertes. Me entenderás porque eres muy inteligente y buen escritor. pronto estarás de vacaciones. Mucha felicitad, en este verano, y que escriba smucho.
      Un abrazo.

      Eliminar

Gracias por visitar y comentar mi página.