martes, 7 de abril de 2015

Te echo de menos













.
Ya te echo de menos,
y, aunque sé que no estás,
dilatadas pupilas
en lontananza
busco en la ventana,
más, un silencio de plomo,
lacrando está mi alma,
y una bomba infinita de vacío...
de nada...
negra sombra...
La sombra que diluye
una  voz en la pantalla,
la voz, la  confianza
de mi amigo del alma,
la que me  llena toda
de pasión y esperanza.
Caris.
.