viernes, 8 de enero de 2016

Carta de ida y vuelta

Cartas de ida y vuelta.


Hola amigo:
Has citado al final de tus preciosas palabras, a Carl Sagan " popular astrónomo y divulgador científico. Dices, que has buscado en sus tratados cósmicos, entre otros, y no has hallado nada más bello que la palabra PAZ. Quiero que sepas, que igual que muchas personas quedaron enganchadas a la única novela que escribió “Contactos”, así me he encachado al correo para ver si tus palabras cuelgan al toque de mis dedos en el teclado, y disfruto un buen rato del caudal generoso de tus metáforas, del ardiente frenesí de una reflexión que ciega los ojos y enmudece el alma.
Yo no puedo ser tan generosa, mis escritos son las favilas de un corazón que en el transcurrir del tiempo, va dejando segmentos esparciéndose por el aire en forma de átomos. Si pudiese, soplaría sobre uno de ellos y haría que se posara en el umbral de tu sala, donde tus amaneceres y tus crepúsculos se llenan de musas para recordarte  la cita que tienes con un hada sin varita, sin carruaje ni vestido de seda. Yo, que solo poseo el don de la indulgencia y el encanto de una flor que intenta sobrevivir a las inclemencias, quiero ser tu musa.

María Borrego R.

5 comentarios:

  1. La Paz, María, es una ilusión y un sueño imposible, por desgracia el mundo está empeñado en conformarse por ahora con la Paz de los cementerios. Sentado ésto, suscribo que la palabra " Paz" es tan hermosa casi como tu nombre.Casi nada.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo anónimo. Bendita palabra "PAZ". Muchas gracias por decirme que mi nombre es tan bonito como esta palabra.
      Un abrazo, anónimo.

      Eliminar
  2. Perdona, ha saltado , se me olvidaba decir que tu nombre es casi tan hermoso como tu poesía.

    ResponderEliminar


  3. Caris...

    *La Paz*... es un alimento espiritual que nos rescata del caos, es un fruto que cada uno cultiva en su propio huerto: mente, sentimiento, conciencia o corazón; es también una necesidad personal, como comer, que calma tu hambre pero de nadie más, como beber, que calma tu sed pero de nadie más. *Paz*, es un tesoro que cada uno gana en mil batallas contra las inclemencias del alma humana, *paz* es además, el altar en que renovamos nuestro valor, fe y esperanza.

    *La paz*, afortunadamente es una poderosa fuerza que emerge desde lo más profundo de un alma noble y valiente, está al alcance del que se resiste a ser derrotado por las flaquezas y las ambiciones, esas banalidades que nos tientan y atormentan, y hacen claudicar de su derecho natural a *La Paz*, a aquellos que están dominados por sus propios apetitos, y no los apetitos ajenos que son malvadamente recurrentes pero que nada tienen que ver con nuestra propia *Paz* interior, que emerge arrolladora a despecho de los vaivenes de la vida... y de los propios humanos.


    Siempre tuyo... María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es querido pensador. Una poderosa fuerza que emerge de las almas nobles. Me encanta que te inspire un texto tan bonito la palpara !PAZ".
      Muchas gracias por tu fidelidad y por no molestarte que tarde tanto en contestar.
      Un beso, amigo.

      Eliminar

Gracias por visitar y comentar mi página.