viernes, 20 de noviembre de 2015

Rosas gemelas



De mi pequeño rosal.

Esta  preciosa mañana de primavera, mi rosal me volvió a sorprender. Observé, que de un tallo muy menudo  pero fuerte,brotaban dos capullos en el mismo gajo. 

-¡Oh!... no sois hermanos, sino gemelos; tendré que cuidaros un poco más, se acercan días de lluvia y no  quiero que os dañe, -Dije al verlos tan indefensos. Desde ese día, movía el tiesto de un lado  a otro, y les ponía en  el más seguro rincóncillo de la terraza para procurar su feliz nacimiento.

Así  fueron pasando los días, y mis gemelos, crecían felices, sin signos de debilidad, gracias a mis cuidados.

Una mañana, al despertarme, recordé que no lo había puesto a cubierto, -como cada noche hacía-, y me entristeció ver sus hojillas  llenas de agua, embuchadas y doloridas por el azote que la lluvia les había proporcionado durante la noche; estaban tristes, lo supe al ver su tallo medio doblado. Como pude, procurando no hacerles daño, las sacudí suavemente y las puse al sol. Durante el día las  vigilaba, las mimaba, acariciaba su tallo, y les animaba a seguir su evolución.  Movía su tierra para que secara un poco, les hablaba, como hablaría a una parturienta con dificultades para dar  a luz, con dulzura, pero con autoridad, para que empujara y ayudara al  alumbramiento, incluso, puse música de mi tierra, alegre, la más bonita que encontré.

Sí... sí, que sé qué podéis pensarlo, pero os aseguro que no estoy delirando; amo la naturaleza, las flores, especialmente y con devoción, mis flores, y amo a este rosal, como no os podéis imaginar. 
Esta mañana  por fin surgió el milagro. Los capullos regordetes,  a pesar de la tormenta, se abrieron ayudadas por el resplandeciente sol de primavera, y del  mismo soplo de la madre naturaleza, dos preciosas rosas gemelas.

¿Queréis saber cómo acaba la historia? Comprobadlo.

  "Una imagen vale más que mil palabras.


Carisdul. María B. R.



















11 comentarios:

  1. Pikando en las fotos se ven aún más bonitas.
    Gracias por visitarme.

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Muchas gracias, Mark. Feliz domingo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Vuelvo a publicar este post para agradecer las numerosas vistas que ha recidivo desde su publicación, según muestra las estadísticas. Muchas gracias.

    ResponderEliminar

  5. María...

    Admirar las rosas por su belleza y fragancia es natural, pero... asistirlas con tierna dedicación, cultivarlas con conocimiento y esmero, necesita mucho más que admiración, se hace necesario amarlas, con ese amor responsable que dedicamos a la vida de nuestros hijos porque son nuestra alegría y en nosotros confían.

    Tú sabes de esta ternura y amor responsable, lo haces visible en estas fotos, son tus hijas resplandecientes de salud y belleza la que orgullosa nos muestras... adorada Carisdul.


    Besos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre tan amable y tan atento, pensador. Muchas gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Siempre tan amable y tan atento, pensador. Muchas gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. María, perdona pero no creo que sea necesario picar las fotos para verlas aun mas hermosa de como la vemos ya, al igual que dudo que exista un hueco donde picar de tu blog para que salga algo mas sublime y genial.
    Has sido capaz de transmitirnos el amor a tus plantas, viendolas sabemos que a diferencia de algunas personas, las plantas suelen ser agradecidas y devuelve a quien las mima y ama toda su belleza.

    Te agradezco la nueva publicación del mismo.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Anónimo. No sabes cuanto bien me haces en cada comentario, en cada bajada... y subida... ya sabes.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Muchas gracias, Anónimo. No sabes cuanto bien me haces en cada comentario, en cada bajada... y subida... ya sabes.
      Un abrazo.

      Eliminar

Gracias por visitar y comentar mi página.